Imagen de Freepik
Oncología,  Salud

La sonrisa, clave en tu autoestima

Si te han diagnosticado cáncer o si ya estás en la fase activa del tratamiento, puede ser que el oncólogo u otros pacientes te hayan comentado que, uno de los efectos secundarios que puedes sufrir es la mucositis.
En este post, te ayudo a conocer esta consecuencia de los tratamientos y los consejos necesarios para intentar prevenir su aparición y que de esta manera no pierdas la sonrisa, clave de tu autoestima.

¿Qué es la mucositis?

Lo primero que tenemos que saber es que no todos los pacientes sometidos a tratamiento médico sufren mucositis.
Esta alteración supone una inflamación de la mucosa que recubre el tracto digestivo, siendo las zonas más afectadas de manera general, la boca, la garganta y el esófago.
La forma más leve aparece como enrojecimiento de estas zonas, que puede derivar en escozor, hormigueo e hipersensibilidad a determinados alimentos. En las formas más graves, puede llegar a provocar llagas, úlceras y molestias al hablar y al comer. Esta variación depende del tipo y dosis de los tratamientos.

La prevención de su aparición es importante pues minimiza el riesgo de disminución en la dosis pautada o incluso, de paralizar el tratamiento hasta su recuperación. Además, ayuda a mantener tu calidad de vida.

¿En qué momento debo acudir al dentista?

Desde el momento del diagnóstico de cáncer es conveniente agendar la cita con tu dentista de confianza, especialmente en casos de cáncer de cabeza y cuello.
Los objetivos de la atención oral y dental son diferentes en cada etapa del tratamiento:

  • Antes del tratamiento del cáncer, la meta es la preparación para el tratamiento consiste en tratar problemas orales que ya existen. Por lo tanto, es imprescindible realizar una evaluación de la cavidad oral antes de pasar a la fase activa del tratamiento.
  • Durante el tratamiento del cáncer, las metas son prevenir las complicaciones orales y manejar los problemas que se presentan. Por ello, debes consultar a tu dentista ante la aparición de cualquier alteración durante el tratamiento médico y así, solucionarlo lo antes posible. 
  • Después del tratamiento del cáncer, las metas son mantener saludables los dientes y las encías y manejar los efectos secundarios a largo plazo del cáncer y su tratamiento.

¿Qué puedo hacer para evitar que aparezca la mucositis?

Mantener una correcta higiene oral es fundamental para prevenir su aparición.

Te dejo una serie de consejos para ayudarte a su prevención aunque, desde Innixi, tu espacio personal, te recomiendo siempre que consultes con tu equipo médico.

  • Cepíllate los dientes y encías 2-3 veces al día durante 2-3 minutos
  • Usa un cepillo de dientes con cerdas suaves, preferiblemente ultra suave o quirúrgico. Si quieres que las cerdas del cepillo se ablanden, remójalo en agua caliente.
  • Déjalo secar al aire entre cepillados.
  • Reemplaza a menudo el cepillo de dientes.
  • Usa pasta de dientes con flúor. Evita las pastas dentales con blanqueadores o con acciones abrasivas.
  • Usa hilo dental suavemente una vez al día.
  • Enjuágate con solución salina, bicarbonatada o ambas cada 2-4 horas.
  • Evita productos que irriten la boca y las encías, como enjuagues bucales comerciales y los que contienen alcohol o glicerina. Tampoco emplees productos con limón o que sean abrasivos.
  • Evita alimentos con azúcar que puedan provocar caries.
  • Mastica chicle sin azúcar o toma caramelos sin azúcar de limón o naranja que ayuden a estimular la secreción salival. Te ayudarán a mantener la boca húmeda.
  • Evita alimentos ácidos (kiwi, naranja, fresas, etc), picantes  (chorizo, guindilla o alioli) y comidas calientes, tómalas a temperatura ambiente o fríos.
  • Procura llevar una dieta blanda e incrementar el aporte de líquidos fríos y nutritivos. 
  • Evita el consumo de alcohol y tabaco.
  • Mantener la boca fría utilizando hielo, agua helada, helado o polos. Puedes aromatizar los hielos, el agua y los polos con manzanilla, que actuará como calmante.
  • Limpia tu dentadura postiza, todos los días con un cepillo de cerdas suaves.
  • Mantén la prótesis húmeda si no la usas. Colócala en agua o en la solución para dentaduras postizas recomendada por tu odontólogo.
  • Emplea bálsamo hidratante labial, rico en lanolina, para mantener los labios en perfectas condiciones.

¿Qué puedo hacer si ya ha hecho aparición?

  • No emplees prótesis dentales si sientes molestias o las llagas han hecho aparición. O al menos, déjalas para momentos imprescindibles.
  • Prueba a fraccionar las comidas y tomarlas a lo largo del día de modo que en vez de ser 4 o 5 (desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena), pueden ser 6, 8 o incluso 10 ingestas más pequeñas.
  • No seas rígido con los horarios, aprovecha para comer en el momento en que te sientas mejor.
  • Mastica despacio y si es necesario por la falta de saliva, a cada bocado usa líquidos para hacer más fácil la deglución.
  • Usa alimentos de textura suave como la patata, zanahoria cocida, natillas… en puré, cremas, papillas, etc.
  • Si te produce dolor, consulta con tu médico la medicación adecuada, no te dejes aconsejar por otros pacientes. Recuerda que cada caso es distinto.

Espero que con estos consejos no pierdas tu sonrisa, clave para tu autoestima.
Si te quedan dudas, contacta.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *