Higiene facial 2
Belleza

La importancia de la higiene facial

Higiene facial

El cuidado de la piel del rostro es fundamental no solo con fines estéticos, sino porque la piel es el órgano más grande del cuerpo y puede llegar a enfermar. Es cierto que su cuidado favorece que el envejecimiento haga su aparición lo más tarde posible, pero mantener una piel equilibrada previene también la aparición de patologías como el acné, la rosácea o la dermatitis entre otras.

Pero ¿cómo que una rutina de higiene adecuada previene este tipo de alteraciones? Pues porque la rutina de higiene está pensada para proteger la función barrera de la piel que es quién realmente impide que suframos agresiones del exterior: polución, viento, radiación solar o tabaco entre otros.

Lo ideal es acudir al centro de estética de confianza a realizarse las sesiones que, siempre bajo diagnóstico personalizado, decida la especialista en belleza, tu esteticista. Pero lo cierto es que a veces, por cuestiones de agenda, salud u otros motivos nos es imposible. Por esto, hoy te explico un paso a paso sencillo pero muy eficaz para tu autocuidado en casa.

Comienza con una doble limpieza porque así te aseguras de eliminar toda la suciedad acumulada, piensa en tu rostro como en una fachada de una casa. Comienza con limpiador en aceite que elimina restos de maquillaje y grasa y continúa con un limpiador específico para tu tipo de piel que será el que elimines las impurezas acuosas. ¡Recuerda limpiar también cuello y escote!

Tonifica con un tónico adecuado al tipo de piel, no solo refresca o hidrata, sino que es fundamental para devolver el equilibrio a la piel y evitar el desarrollo de bacterias que pueden dar lugar, por ejemplo, al acné. El tónico es un must.

Continua realizando una suave exfoliación, preferiblemente mecánica, es decir empleando uno de esos exfoliantes con gránulos como si fuesen arena. Eso sí, siempre de manera suave sin provocar rojeces. Y olvídalo si tienes piel sensible y/o acné, aunque parezca que éste mejora puedes reactivarlo y tener el conocido como efecto rebote.

Para un cuidado completo no debes olvidar el uso de la mascarilla. Puedes optar por emplear una sola, por ejemplo, para hidratar o puedes experimentar y practicar la técnica multimasking: mascarillas aplicadas por zonas según la necesidad de la piel. Después de unos 15 minutos podrás retirarla y, dependiendo de su textura, retirar o no.

Finaliza con la aplicación de una crema adecuada a tu tipo de piel para favorecer los beneficios del tratamiento realizado y no olvides, si sales a la calle, aplicar el SPF.

Seguir estos sencillos pasos se convertirá en una rutina semanal muy apetecible cuando compruebes los resultados: piel luminosa, uniforme, hidratada y descansada. Además, no solo cuidará tu piel, también cuidará tu mente proporcionándote un momento de relax dedicado a ti. Aunque no olvides que esto no sustituye a los tratamientos de cabina, mucho más profundos y personalizados.

Eso sí, recuerda consultar a tu esteticista de referencia qué productos son los indicados para ti, nadie como ella para conocer tu piel. Otra pregunta fundamental que debes realizar es el protocolo de uso de cada producto.

Para cualquier duda contacta conmigo a través de info@innixi.es, estaré encantada de ayudarte.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *