Oncología,  Salud

¿Cuidas a tus cuidadores?

Un diagnóstico de cáncer es una situación muy difícil tanto para el enfermo como para quienes lo rodean, que se convierten en sus cuidadores. Junto con el enfermo, su entorno personal, tienen que hacer frente a una gran cantidad de decisiones, emociones y cambios en su forma habitual de vida. Cuidar no es una tarea fácil y, en ocasiones, los cuidadores experimentan cansancio, estrés o incluso, agotamiento. Ellos cuidan de ti y tú ¿cuidas a tus cuidadores?

Distintas formas de afrontar la enfermedad:

Cada persona es un mundo y eso se manifiesta en la manera en que cada uno se enfrenta al diagnóstico de cáncer y a la enfermedad en sí.

Una de las situaciones más frecuentes es sentir. Esta actitud puede llevar al paciente a mostrarse intransigente o exigente. Mantenida en el tiempo, esta actitud puede perjudicar las relaciones entre la persona enferma y sus familiares.
En otras ocasiones, el abatimiento por el diagnóstico se transforma en una actitud de derrota. Los enfermos piensan que nada depende de ellas, que están en manos de la suerte, de los médicos o del destino. Pueden sentirse indefensas y deprimidas. Como en el caso anterior, Mantenida en el tiempo, esta actitud puede perjudicar las relaciones entre la persona enferma y sus familiares.

También es habitual que, la misma persona pueda adoptar distintas actitudes a lo largo del proceso en función de los momentos y situaciones que vayan apareciendo.

Cuida a tus cuidadores:

Para que tus cuidadores puedan ofrecerte cuidados de calidad es necesario que se sienta bien física y emocionalmente. Por ello, es fundamental que les des tiempo para que busque momentos de descanso y para realizar actividades que les permitan centrar la atención en algo diferente a la enfermedad.

¿Qué actividades puedes realizar como cuidador?

  • Descansa: La falta de descanso puede provocar como irritabilidad, falta de atención o estrés. Intenta hacer pequeños descansos a lo largo del día, aprovecha cuando el enfermo descansa para descansar tú también y pide ayuda cuando la necesites.
  • Realiza actividad física para ayudarte a descargar las tensiones acumuladas. Si no dispones de mucho tiempo, prueba a pasear cada día.
  • Organiza tu agenda: si la falta de tiempo es una de tus principales preocupaciones planifica tus actividades por prioridades y pide ayuda si la necesitas.
  • Buscar un tiempo para ti: dedícalo a realizar actividades que te gustan y al autocuidado.

¿Cómo puedes cuidar a tus cuidadores junto a Innixi, tu espacio personal?

Una de las mejores formas es ofrecerle tiempo para su autocuidado y, si este tiempo además le permite, no solo desconectar sino reconectar y buscar su equilibrio físico y emocional, la cosa saldrá redonda. Por ello, uno de los mejores regalos que puedes hacerle es una sesión de Ritual cupping, espalda relajada.

Celebra junto a tu cuidador, Innixi y Antonio Galisteo Delgado un taller de Risoterapia destinado regalaros algo de tiempo juntos que os sirva para desconectar de las preocupaciones diarias. También aprenderéis a emplear la risoterapia como medicina emocional, conectaréis con vuestro niño interior y además, ayudaréis a vuestro sistema de defensas mientras que fortaleceréis vuestro corazón.

No lo dudes más y solicita más información si te es necesaria: María, necesito que me asesores.

La sonrisa interior

Descubre la meditación guiada por Antonio Galisteo Delgado

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *